top of page
  • Foto del escritorAinoa Soler

Un mes en Barcelona

Caminos en verso y reencuentros de silencio.




Hoy termina un ciclo, y me pregunto a mi misma, qué me llevo de la experiencia.

Cómo ha sido el camino; cómo los momentos que han venido; o las personas que he conocido.



Siento que un andar nos hace avanzar,

y seguir por el mundo con nuestro caminar.


Seres humanos que nos tocamos.

Con nuestro mirar, con nuestro soñar.


A veces intuimos recordar.

Esa estrella fugaz.

La que siempre nos cuidará.


Y la descubrimos con su destello,

por aquí y por allá.

En una sonrisa, en una palabra,

en un reconocimiento.


En un sincero nacimiento.

De una nueva esperanza.

De un nuevo reto.

De un nuevo horizonte,

cual velas a lo lejos.

Velero a la par extraño,

y amigo de antaño.


Palabras, ideas y mensajes,

se entremezclan con soltura.

Gracia, desenvoltura.

Mientras los días se suceden,

y con su magia nos envuelven.


Hoy miro atrás, y contemplo vuestro caminar.

En una Barcelona ciudad,

que os ha acogido con su amistad.


En un abrazo singular,

genuino y lleno de humanidad.


El lenguaje cruzó nuestros caminos,

y un nuevo idioma inició su despertar.

Una nueva fórmula,

para las palabras conjugar.


Al atardecer, miro el cielo enrojecer.

Y ese mismo destello,

vuelve a aparecer.


Somos seres de terciopelo,

sensibles y rebosantes de deseo.


Deseo de compartir.

Deseo de aprender.

Deseo de descubrir.


De partir.

De crecer.

De abrazar.


Y soñar.


Hoy cada cual, su camino emprende con libertad.

Y las salas vuelven a lucir su majestad.


Puertas abiertas a lo que vendrá.

Un incesante avanzar, y sumar.


Momentos, sonrisas,

recuerdos y personas.


Una sola familia.

Latido de sinceridad.


Antes de cerrar los ojos,

me lo pregunto una vez más.


¿Cómo me recordaran?

¿Nos volveremos a encontrar?

¿Qué se llevaran?

¿Cuál de todas las compartidas,

será la experiencia escogida

para recordar en la posteridad?


¿Y, lo harán?

¿Creerán en si mismos?

¿Se lanzaran a buscar sus propios sueños, metas y propósitos?

¿Conseguirán escuchar su propio latir, cuando otros los intenten persuadir?

¿Compartirán con otros su vivir?

¿Sus aprendizajes, sus experiencias, su bagaje, y su existir?


En Barcelona ciudad.

Un mes de mayo,

y su genuina originalidad.


Me despido del momento

con un suave movimiento.


No sé cual será el siguiente encuentro,

pero sé que con ilusión,

aguardo esa magia del silencio.


...






A todas las personas que abrazan sus miedos,

y con su mochila de viaje a la espalda,

salen a descubrir el mundo y el color de sus velos.



 

Barcelona, Alberg Xanascat, Verge de Montserrat.

Mayo del 2024

Del texto y las fotografías: Ainoa Soler

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

L'assaig

Comments


bottom of page