top of page
  • Foto del escritorAinoa Soler

Plantas viajeras

Dispuestas a recorrer el mundo, y sus fronteras.



Puede que te hayas encontrado con una de estas plantas viajeras, en tus manos.

Si es así, aquí te escribo una pequeña carta, para recordarte el juego y la propuesta.


Las plantas viajeras, han nacido con la voluntad de descubrir nuevos horizontes, y reconvertir lo que parecía un deshecho, en algo bello, regenerador y con valor.



EL VALOR DEL ORÍGEN Y LA RESILIENCIA

El recipiente se trata de una segunda vida, que le hemos dado a los botes de yogur y postre de yogur, que comemos en casa. Y que siendo de cerámica, nos producía mucha lástima tener que poner directos para desechar. Por ello, pensamos en nuevas funciones que podrían realizar.

Y he aquí una de las principales que le hemos dado: contenedores de plantas que pueden viajar.


Se trata de pequeños tiestos con un mix de especies (suculentas, cactus, etc...) que se caracterizan por su resistencia a condiciones extremas (pueden sobrevivir a gran escasez de agua, aguantar cambios de temperatura, y revivir cuando parecía que ya casi seria un milagro si lo hicieran!)

Sí, lo hacen. Son plantas muy resistentes que, aunque te pases días sin cuidarlas, cuando te acuerdes de ellas y les regales una pequeña cantidad de agua, veras como su efecto no se hace esperar.

En un día notarás como empiezan a recuperarse.



EN NUESTRAS MANOS

Así mismo, las plantas nos recuerdan a diario, que como muchas otras cosas en la vida (sino todas?), en caso que deseemos que crezcan, van a necesitar que las cuidemos.

Sea un proyecto, una familia, una amistad, un nuevo idioma, una carrera universitaria, un sueño, un proyecto creativo...

Sea lo que sea, si queremos que crezca, vamos a necesitar invertir tiempo y energía para que eso suceda.

De esa forma simbólica, o alegórica, el cuidado de las plantas, nos recuerda que podemos cuidar de nuestros proyectos, sueños, metas. Podemos, y está en nuestras manos.


En nuestras elecciones diarias.

En nuestras decisiones.

En como escogemos invertir nuestro tiempo, nuestra energía o nuestros recursos.


Ojalá las plantas viajeras, sean un recordatorio amable, de la capacidad que tenemos en nuestras manos, de elegir. En cualquier ámbito de nuestra vida.



CAMBIO DE PERSONA CUIDADORA

Así mismo, puede que llegue el momento, en que la planta viajera, sientas que no puede acompañarte durante más tiempo en tu vida (por motivos de viaje, razones personales...)

Llegado ese momento, tendrás una ocasión para recordar el valor de compartir.

De encontrar alguien a quién confiar esa tarea. A quien regalarle esta oportunidad: cuidar de la planta viajera por un tiempo.


Aprender a confiar, y descubrir el placer de compartir con los demás, es también a veces, todo un reto.

A menudo, ¡con resultados sorprendentes!

Cuando te hayas decidido, a esa persona que elijas, puedes explicarle tu misma cuál es la historia de la planta, y/o invitarla a leer esta pequeña carta. Así podrá entender el origen y contexto del juego.



FOTOGRAFÍAS DE LOS VIAJES

Para aquellas personas que disfruten reviviendo momentos y descubriendo como otras plantas viajeras, van escribiendo sus propios senderos, también está todo el mundo invitado, a enviarnos fotografías de los distintos lugares por los que va pasando su planta viajera.


Aquí debajo, intentaremos ir colgando fotografías de las que nos vayáis mandando :-)


Sin más, con mucha gratitud por vuestra participación y entusiasmo,

y con ganas de escuchar los destinos

de vuestras respectivas plantas viajeras,


Ainoa

Mayo 2024


 


La primera caja de Plantas Viajeras

Inician su recorrido en: Albergue Xanascat, Barcelona. Mayo 2024

Destinos: todavía por descubrir


29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page